Seleccionar página
El crecimiento de las marcas del distribuidor (MDD) y el desapego de los consumidores hacia las marcas tradicionales de alimentación reflejan un cambio en las dinámicas del mercado, donde el precio, la calidad y la transparencia juegan roles cruciales. Las compañías deben adaptarse a estas tendencias mediante la innovación y el alineamiento con las nuevas prioridades del consumidor para mantenerse competitivas. 

Crecimiento de la MDD 

En Europa, las marcas del distribuidor (MDD) representan aproximadamente el 37% de las ventas en el canal de alimentos al por menor. Este porcentaje ha crecido en los últimos años, impulsado por varios factores económicos y de calidad​. A continuación vemos el crecimiento por países:  

  • Suiza: lidera con un 52% de participación en el mercado de MDD. 
  • Reino Unido y Países Bajos: alrededor del 43%. 
  • España y Portugal: cercanos al 40%. 
  • Alemania y Francia: alrededor del 32-40%​  

Desapego de los consumidores hacia las marcas 

Diversos estudios recientes muestran una tendencia significativa en la que los consumidores se están desvinculando de las marcas tradicionales de alimentación. De hecho, se ha encontrado que un sorprendente 81% de los consumidores europeos no se preocuparían si las marcas de alimentación desaparecieran​. Este desapego se debe a varios factores: 

  1. Saturación del mercado: con una cantidad abrumadora de marcas disponibles, los consumidores pueden fácilmente cambiar de una marca a otra sin sentirse comprometidos. 
  1. Desconfianza y cinismo: hay una creciente desconfianza hacia las marcas debido a promesas incumplidas y prácticas percibidas como insinceras. Un 71% de los consumidores globales creen que las marcas no cumplirán con sus promesas​  
  1. Prioridad en el valor y la calidad: los consumidores ahora priorizan el precio y la calidad sobre la lealtad a una marca específica, lo que favorece la adopción de marcas del distribuidor (MDD). 

El impacto social

Para recuperara la confianza en los consumidores y ganar la batalla de la MDD, además de todas las palancas tradicionales del marketing, desde mi punto de vista, solo hay una que realmente las puede reflotar y sobrevivir a una muerte más que inminente, convertirse en empresas de impacto social. Eso significa poner en el centro de la estrategia los verdaderos problemas de los consumidores. Y para ello algo tan últil como tomar conciencia de los grabes problemas que atraviesa el mundo de la alimentación, como refleja el marco estratégico de la FAO a 2031 (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura): orientado a contribuirá a una mejor producción, nutrición, medio ambiente y vida, apoyando los ODS, especialmente el fin de la pobreza, el hambre cero y la reducción de desigualdades. 

Para que las compañías de consumo contribuyan a estos objetivos, se proponen las siguientes medidas: 

  1. Adopción de tecnologías innovadoras: 
  • Implementar tecnologías que optimicen la eficiencia en la producción y distribución de alimentos. 
  • Utilizar la digitalización y biotecnologías avanzadas para mejorar la trazabilidad y seguridad alimentaria. 
  1. Sostenibilidad y responsabilidad ambiental: 
  • Reducir la huella de carbono a lo largo de toda la cadena de suministro. 
  • Fomentar prácticas agrícolas sostenibles que conserven recursos naturales y biodiversidad. 
  1. Inversión en investigación y desarrollo: 
  • Desarrollar nuevas variedades de cultivos más resistentes al cambio climático. 
  • Invertir en innovaciones que mejoren la productividad y reduzcan el desperdicio de alimentos. 
  1. Empoderamiento y educación del consumidor: 
  • Promover la concienciación sobre el impacto ambiental de las decisiones de consumo. 
  • Ofrecer productos más saludables y sostenibles, educando a los consumidores sobre sus beneficios. 
  1. Colaboración y alianzas estratégicas: 
  • Establecer alianzas con gobiernos, ONGs y otras empresas para fomentar un enfoque integrado hacia la sostenibilidad. 
  • Participar en iniciativas globales y locales que promuevan la seguridad alimentaria y nutricional. 
  1. Prácticas de comercio justo y equitativo: 
  • Asegurar condiciones justas para los agricultores y trabajadores en toda la cadena de suministro. 
  • Apoyar el desarrollo rural y la equidad en el acceso a recursos y mercados. 

Conclusión 

Las compañías de consumo tienen un rol crucial en la transformación hacia sistemas agroalimentarios sostenibles y resilientes. Adoptando estas medidas, no solo contribuirán a la seguridad alimentaria global, sino que también fortalecerán su posición en un mercado cada vez más consciente y exigente en términos de sostenibilidad y responsabilidad social. Adaptarse a estos cambios no solo ayudará a las marcas tradicionales a recuperar relevancia, sino que también contribuirá a satisfacer las expectativas de un consumidor cada vez más exigente y consciente. 

Como afecta el impacto social al tercer sector

Como afecta el impacto social al tercer sector

El auge del impacto social está transformando el tercer sector de manera significativa. ¿Que rol va a tener las fundaciones y la filantropía, si todas las empresas se convierten en empresas de...